Autonomía y Liderazgo

Abr 03 2018
Valora este artículo
(0 votos)

Foto: Tristan Colangelo | unsplash.com

Vivimos en una sociedad jerarquizada, acostumbrados a que la persona que manda (el jefe, el director, el padre…) es quien hace de líder, sin embargo el liderazgo no tiene que ver con la posición jerárquica que se ocupa: una persona puede ser el/la jefe/a de un grupo y no ser su líder y, al contrario,puede ser su líder sin ser el/la jefe/a.

El líder, sin disponer necesariamente de esta autoridad jerárquica, tiene también capacidad de decidir la actuación del grupo en base a la influencia que ejerce, que viene determinada por la autoridad moral que ejerce sobre el resto del equipo.

En un entorno como el que queremos crear en la ESS, de asunción de responsabilidades com-partidas, decisiones conjuntas, cooperación y autonomía personal, deberemos aprovechar la existencia de líderes naturales para el desarrollo de nuestra entidad/idea de negocio.A la vez ir asumiendo cada persona nuestra proporción de responsabilidad y aumentando nuestra capacidad de liderazgo para que este pueda ser compartido por todos los miembros del grupo. Sólo así nos sentiremos verdaderamente participes de las decisiones colectivas, asumiendo como propios errores y aciertos, y nos sentiremos realizados en nuestro trabajo diario.

La Economía Solidaria está basada en una ética participativa y democrática, que quiere fo-mentar el aprendizaje y el trabajo cooperativo entre personas y organizaciones, mediante procesos de colaboración, de toma de decisiones conjuntas, de asunción compartida de responsabilidades y deberes, que garanticen la máxima horizontalidad posible a la vez que respeten la autonomía de cada una, sin generar dependencias”.

Sin embargo, en la interacción con los demás, surgirán de manera espontánea roles, relacionados con la forma de ser de cada persona dentro del grupo. Uno de los roles más determinantes será el rol del “Líder” que será aquella persona capaz de influir en los demás, pues, por alguna razón, su opinión es muy valorada. Es la persona que lleva la voz cantante.

¿Cómo podemos mejorar nuestra capacidad de liderazgo?

  • Comunicación eficaz de nuestras idea, visión, opinión. Hacer que el resto del grupo entienda claramente lo que queremos decir. La asertividad será uno de los pilares en esta tarea.
  • Ser auténtico. Así, mostrándonos tal como somos, impregnaremos nuestro proyecto de nuestros valores, nuestra esencia y será más fácil considerarlo como un proyecto común y mucho más probable que tenga éxito.
  • Confianza en los compañeros. Resumida en “pienso que mis compañeros son de 10, los trato como si fueran de 10 y, como resultado, ellos intentan comportarse como de 10”.
  • Distribuir el éxito. Cuando lleguen los éxitos, ser conscientes de que el éxito es compartido, que todos somos responsables de haberlo alcanzado y hacérselo saber al resto de compañe-ros.
  • Identificar los obstáculos. Es mucho más inteligente dar un paso atrás y determinar cuáles son nuestros obstáculos, para en caso necesario redirigir objetivos, plantear nuevas formas de afrontar las necesidades del colectivo.
  • Fomentar la innovación. ¿Qué podemos hacer esta semana que no hayamos hecho nunca antes? Presentar nuevos retos o nuevas ideas al grupo puede generar aire fresco y revitalizar al equipo
  • Conservar la calma en momentos de zozobra y tomar las críticas como una oportunidad para mejorar.
Visto 171 veces Modificado por última vez en May 31 2018

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.