Principales etapas para la creación de una microempresa

Abr 03 2018
Valora este artículo
(0 votos)

Foto: Chun Yeung Lam | unsplash.com

Cada año cientos de empresas deben cerrar, mientras que sólo algunas pocas sobreviven a los primeros tres años de vida y una cantidad mínima supera los cinco años en el mercado. No existe una fórmula mágica, ni siquiera un patrón único que garantice el éxito en los negocios. Sin embargo, hay ciertas etapas que todo emprendimiento debe realizar para lograr rentabilidad y ser sostenible. Las principales etapas para la puesta en marcha de un negocio son:

1ª Evaluación de la idea de negocio a partir de la elaboración del plan de empresa y una formación microempresarial que dote al emprendedor de los principales conceptos que precisa para elaborarlo. Con el análisis del plan de empresa o plan de negocio es posible evaluar la viabilidad de la idea y, por tanto, si merece la pena continuar hacia adelante con ella.

2ª Búsqueda de financiación para acometer las inversiones necesarias de arranque y puesta en marcha de la actividad empresarial, y búsqueda y solicitud de ayudas y subvenciones para la creación de microempresas.

3ª Elección de la forma jurídica y trámites de constitución y puesta en marcha más adecuados y trámites necesarios para desarrollar la actividad empresarial escogida. Desde las formas tradicionales de empresario individual o sociedad limitada, hasta las formas societarias en el marco de la Economía Social .

Una vez escogida una idea viable, se analiza con estudio y detenimiento, madurando esa idea, con el objetivo de transformar ese modelo inicial en una actividad empresarial.

Para ello, nos preguntamos lo siguiente: qué, para quién, quienes, cómo,cuándo. Esos son algunos de los interrogantes a los que tenemos que dar respuesta. Se trata de encajar las piezas de un puzle empresarial donde la rentabilidad es el fragmento fundamental. El posicionamiento estratégico, es decir, tomar posición frente al mercado y la competencia son clave. Significa definir cómo quiere ser y como deseo que me perciban los clientes,los competidores y la comunidad.

Del mismo modo, no se puede obviar tu web y cualquier escaparate virtual. Debemos participar en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram,LinkedIn o Pinterest. Tampoco podemos hacer oídos sordos a los usuarios que comentan qué les gusta y qué no y que expresan públicamente su satisfacción por un trabajo bien hecho o su descontento. En su día, la mayor red que existía era nuestro barrio, nuestras reuniones y las personas que teníamos cerca; esto tiene que seguir cultivándose pero a sabiendas de que vivimos en un mondo cada vez más virtual.

Ventajas

Recaba información sobre la percepción de tu empresa conociendo de primera mano lo que tus clientes dicen de tu marca y utiliza esos datos para incrementar tus ventajas

Tráfico de calidad

Los usuarios que llegan a tu Web desde redes sociales saben qué están buscando de ti y si han llegando hasta ahí, es mucho más probable que se conviertan en tus clientes

Genera reconocimiento.

Participar cuanto antes en la Web social adoptando el modelo Web 2.0 y descubrir tus amenazas y oportunidades te ayudará a situarte por delante de sus competidores.

Asimismo, conocer las novedades de gustos en nuestros clientes nos hace adaptarnos a las necesidades sociales de hoy en día en el que los cambios generacionales cada vez son mas rápidos,algo que influye directamente en nuestro éxito o nuestro fracaso.

Aspectos claves para ser un buen empendedor

Visto 59 veces Modificado por última vez en May 31 2018

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.