Canvas Social

Abr 03 2018
Valora este artículo
(0 votos)

Foto: Mike Newbry | unsplash.com

El modelo Canvas de Alexander Osterwalder aporta una herramienta facilitadora de análisis que provee de una visión rápida, sencilla y global de una idea de negocio.La metodología consiste en el desarrollo de nueve módulos, todos ellos interrelacionados, que explican la forma de operar de la empresa para generar ingresos, aunque antes de iniciar hemos de tener claro su objetivo. Para ello, habrá que definir con precisión qué se pretende conseguir con el modelo de emprendimiento, así como cualquier aspecto clave relacionado con el propósito del proyecto. Y así abordamos nuestra estructura cuadro a cuadro:

Canvas Social

Segmentos de clientes: Definir claramente quienes son los clientes y beneficiarios. Cuando empiezas a tener clientes, y el número empieza a crecer, lo habitual es agruparlos por segmentos de forma lógica (edad, gustos, poder adquisitivo). Por esa razón es que hablamos de segmentación de clientes.

  1. Propuesta de valor: Muy unido a este concepto están los clientes. En qué t diferencia tu propuesta de valor y cómo la enfocarás a tus clientes.
  2. Canales de distribución: ¿Cómo hay que comunicarse con los clientes y beneficiarios? ¿Cómo se entrega el producto/servicio de emprendimiento social? ¿Cómo se va a llegar a los clientes y/o beneficiarios de una manera escalable? Es la forma con la que vamos a establecer el contacto con el cliente. Estos canales pueden ser directos, mayoristas, a través de Internet o puntos de venta propios
  3. Relación con el cliente: Determina cómo va a ser la relación con cada tipo de cliente, teniendo en cuenta sus características y sus necesidades. El tipo de relación deberá ser coherente con el segmento de clientes a los que nos dirigimos, el tipo de propuesta de valor que les ofrecemos y estará condicionada por los recursos disponibles.
  4. Ingresos: ¿Cuáles son las vías de ingresos? ¿Qué productos y servicios se van a ofrecer por los que otros van a pagar? Todas estas cosas tienen que ser coherentes con la propuesta de valor de nuestra empresa. Esto nos permitirá ver el margen de las distintas fuentes de ingresos para poder tomar decisiones acerca de la rentabilidad de la compañía.
  5. Recursos clave: Identificar los activos que una empresa necesita tener: maquinarias, tecnologías, recursos humanos, un local, bienes tangibles, etc. Con ello conocerás la inversión que debes hacer para poseer estos recursos.
  6. Actividades y socio clave: Son actividades estratégicas que se desarrollan para llevar la propuesta de valor al mercado, relacionarse con el cliente y generar ingresos. A qué se dedicará tu empresa. También los agentes con los que necesitas trabajar para desarrollar el negocio: inversores, proveedores, alianzas comerciales, o una autorización por parte de algún órgano de la Administración Pública.
  7. Estructura de costes: Implica todos los costos que tendrá la empresa, una vez analizadas las actividades, los socios y los recursos clave.
  8. Flujo de Ingresos: Cuál es el precio que tendrá que pagar el cliente para adquirir el producto o servicio.

Los nueve bloques interactúan entre sí para reflejar la lógica que sigue una empresa para conseguir ingresos. En él se clarifican los canales de distribución y las relaciones entre las partes, se determinan los beneficios e ingresos, y se especifican los recursos y actividades esenciales que determinan los costos más importantes. Finalmente, se pueden determinar las alianzas necesarias para operar y poner en marcha la empresa.Y todo ello nos determinará la viabilidad de nuestra idea para después desarrollar en el Plan de Empresa.

Visto 76 veces Modificado por última vez en May 31 2018

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.